lunes, 15 de mayo de 2017

Reseña: Cyclades



Autor: Bruno Cathala y LudoviC Maublanc
Publicado por: Matagot, Asmodee en español y otros
Año de publicación: 2009
Duración: 90 minutos
Número de jugadores: 2-5, 6 con expansión
Mecánica: pujas y colección de sets 

Recuerdo cuando a mis 23 añitos, recién emancipado, me auto-invitaba a cenar a casa de mis padres y le pedía a mi madre que preparase una tortilla de patatas de esas que desde el principio de mi emancipación añoraba: gorda, dorada, bien cuajada y sabrosa.
Mi madre, como casi todas las madres, es una espectacular hacedora de tortillas. Y así, tras mi auto-invitación, me sentaba a la mesa y me ponía delante una tortilla como a mí me gustan: gorda, dorada y bien cuajada. Espectacular.

Cyclades es un juego de Bruno Cathala y Ludovic Maublanc al estilo de las tortillas de patatas de mi madre: espectacular.  La miniaturas, el colorido mapa y las brutales ilustraciones de las losetas y las cartas hacen que se te haga la boca agua y te den unas ganas irresistibles de ponerlo en la mesa, sentarte y disfrutar. El trabajo de Miguel Coimbra es, como siempre, insuperable. 


Cada ronda de juego empieza con una subasta muy molona en la que cada jugador puja por una de las losetas de dios, que dará derecho a realizar una acción asociada a dicho dios. 
Cuando superas la puja de un jugador por una loseta, ese jugador debe abandonarla y pujar por otra diferente, pudiendo sobrepujar a su vez a otro jugador y, si eso ocurre, obligándole también a salir de su loseta actual y pujar por otra. La puja acaba cuando todos los jugadores se quedan con una loseta diferente.

Además de la zona de pujas, Cyclades presenta un mapa dividido en regiones que deberemos ir controlando con presencia de tropas y en las que deberemos construir ciudades, las polis.

Tras la puja, por orden de turno, cada jugador realiza la acción asociada a la loseta que acaba de ganar pujando. Esas acciones son básicamente coger tropas marítimas (Poseidón) o terrestres (Ares) y luego moverlas, obtener filósofos (Atenea), sacerdotes (que abaratan las pujas, Zeus) y conseguir dinero (Apolo).
Además, como acción extra, con cada dios se puede construir uno de los cuatro tipos de edificio existentes.
Cuando algún jugador consigue tener 
los cuatro tipos de edificios en las ciudades que controla puede construir una polis.
Ganará la partida quien consiga construir antes cuatro polis diferentes (que también pueden construirse con cuatro filósofos).


Además de la puja, los jugadores pueden comprar una de las tres cartas de criatura (u objeto) disponibles en cada turno. Estas cartas nos ayudarán en nuestras tareas de conquista o defensa de nuestros territorios.

La (presunta) gracia del juego está en el mapa pues habrá batalla cuando dos jugadores se encuentren en la misma casilla de mar o en la misma región terrestre. Una vez resuelta la batalla, el vencedor se queda con la región y con los edificios o ciudades que ésta contenga.

Así, el juego se convierte en una carrera y en una gestión de oportunismo para darle a otro jugador  el "zasca" en el momento oportuno con la intención de robarle sus edificios y conseguir de esta forma las cuatro polis antes que los demás.



Opinión

Nos quedamos antes en ese mágico momento en el que me sentaba a la mesa con mis padres y mi madre presentaba esa tortilla de patatas espectacular que sólo con verla (y olerla) se te hacía la boca agua.

Desgraciadamente, a veces, pocas pero algunas, ocurría que ese mágico momento se iba a la mierda cuando dabas el primer bocado y descubrías que mamá se había quedado muy corta de sal y el sabor no estaba a la altura de la presencia.

Cyclades es por desgracia la tortilla de patatas de esos fatídicos días en que mi madre fallaba en la sal.
Es un juego precioso, espectacular, que llama a que te sientes a la mesa. Un juego con una subasta muy sencilla, molona y llena de mala leche pero que luego, en la segunda parte, el juego se desinfla estrepitosamente hasta el sopor y el aburrimiento más absoluto. Un juego en el que las partidas no están a la altura de la presencia.

El juego carece totalmente de tensión seria y decisiones interesantes, y además se queda en tierra de nadie: ni es un juego de "ahostiarse", ni es un juego de conquista, ni es un juego de mayorías, ni es un juego culo duro, ni es un juego familiar...

Muchos dirán que el problema es que no estamos analizando el juego como lo que es: una carrera. Y claro que Cyclades es una carrera, una carrera táctica y de oportunismo, pero es una carrera "light" que falla definitivamente en crear un ambiente táctico y un oportunismo perverso. Me aburre.

Por si todo esto fuera poco, el juego acaba de forma abrupta y precipitada, pues en el momento en que un jugador ha conseguido su cuarta polis, la partida acaba.

Además, algunas cartas de criatura (como por ejemplo Pegaso) no están compensadas y hacen el juego aún más insufrible.

Hace muchos años jugué a Cyclades y tuve todas estas sensaciones negativas que comento ahora. Lo vendí.
Hace unos días volví a jugarlo y tuve las mismas sensaciones tediosas. Un deja vu para olvidar.

Y es que, en definitiva, Cyclades es uno de esos juegos típicos de la escuela francesa, preciosos como un gatete ronroneando, espectaculares en componentes e ilustraciones, pero con muy poca chicha.

Cyclades es otro juego en los que Bruno Cathala da una de cal. Un autor que es capaz de sacarse de la manga un Five Tribes pero mientras crea un puñado de juegos insoportables.
La diferencia entre Bruno Cathala y mi madre es que a mi madre se le olvidaba la sal en la tortilla muy de vez en cuando y a Cathala la sal se le olvida casi siempre.

Hasta la próxima reseña.

jueves, 4 de mayo de 2017

Partidas en abril 2017


Cien partidas redonditas en un mes con bastantes fillers y pocos estrenos. Pocos porque hemos revisitado juegos antiguos bien molones que hacía tiempo estaban ahí muertos de risa (Egizia, San Petersburgo, Samurai, Mexica, Carson City, Bootleggers. Marco Polo...)

Vamos con los seis estrenos de este mes.

Qwixx

Un filler de dados de la familia yahtzee. Muy tontuno pero ideal para jugarlo en el tren y de vacaciones, que es donde y cuando lo hemos jugado un montón la familia.

Un filler correcto que no brilla especialmente pero cumple como pequeño juego de dados.



Mogul

Pequeño juego de Michael Schacht quien reimplementa su propio diseño de 2002.

Mogul es un "No gracias" vitaminado. Con esa mecánica nuclear y añadiéndole unas cuantas empresas y participaciones sociales tenemos un juego bastante majete.

Si os gusta "No gracias" es una buena opción.

Lemonade stand

Otro filler de cartas con bastante azar y un tema entrañable acompañado de unas ilustraciones que le van como anillo al dedo.

Un juego que no va a gustar a los culos duros por ese exceso de azar, pero que no es un mal juego ni mucho menos. 




NMBR9

Filler minimalista de puzzles.

Sacas carta, Colocas la loseta que sale en la carta intentando construir lo más alto posible. Para ir hacia arriba no puedes dejar huecos debajo y las losetas tienen muy mala leche.
Las losetas tienen forma de número. Al final del juego los puntos se obtienen al multiplicar el número de la loseta por el piso en el que se encuentran. Cuanto más alto y mayor el número, más puntos.
Un filler muy majo para los amantes de los abstractos y los puzzles.


Cobardes

El nuevo filler de cartas para dos jugadores de Tranjis Games.
Cobardes es un juego que sigue en la línea de lo editado hasta ahora por Tranjis, editorial con un estilo muy coherente y que sabe muy bien qué producto quiere y a quien va dirigido.
Estamos ante un juego para no jugones, un micro juego muy bien producido tanto en componentes como en diseño e ilustraciones (es precioso).
Y como juego es un "piedra, papel y tijera" con números y su toque psicológico.
Indudablemente este juego puede cuajar entre los menos jugones, pero para los que tengan un mínimo de bagaje el juego se les va a quedar cortísimo. Es cierto que es un micro juego y que a estos diseños no se les puede pedir mucha chicha, pero ése no es el problema de Cobardes.
Para mi gusto el problema es que las primeras dos cartas casi siempre van a ser las mismas, y el resto de ronda se limita a jugar una de tus cinco cartas con muy pocas opciones y decisiones.
He leído por ahí que es un juego con mucha rejugabilidad y desde luego no se puede negar que tiene la misma que por ejemplo "piedra, papel y tijera", infinita. Puedes jugarlo hasta el infinito. Otra cosa es que a la segunda partida te aburras.
En definitiva, un juego bien diseñado, bien producido, pero extremadamente simple y repetitivo.
Un buen producto que sin duda tiene su público y que muy probablemente venderá porque tiene "target" y se ha hecho con cariño.
No es mi juego.



Dogs of war

Sorprendente eurogame bastante sobreproducido (Cool Mini or Not). Digo sorprendente porque con cuatro normas y su sencillez aplastante encontramos un juego cargadito de maldad y de "porculismo".
Un euro puro y duro que sin embargo permitirá a los jugadores comer orejas, crear alianzas  cambiantes en cada ronda y joderle la vida al prójimo a base de bien. 

Gran juego. La sorpresa del mes por esa interacción canalla que tanto mola.

La foto tan hermosa del encabezamiento es de la recomendada web shutupandsitdown  , echadle un vistazo.


jueves, 13 de abril de 2017

Reseña: Limes



Autor: Martyn F.
Publicado por: Abacus Spiele
Año de publicación: 2014
Duración: 10-15 minutos
Número de jugadores: 1-2
Mecánica: colocación de losetas, puzzle

Detesto los micro-juegos.

Los detesto porque, por lo general, su minimalismo desemboca en pequeñas y azarosas decisiones que sólo provocan tedio y en la sensación de que el juego juega por ti.
Es evidente que juegos con la mínima expresión de componentes no pueden ofrecernos una experiencia lúdica "de peso", así que respecto a su profundidad no se les puede achacar nada. No son ellos, soy yo.

Hace unos años cayó en mis manos Cities, un juego de Martyn F. más feo que Picio (el juego, al señor F. no le conozco). Cities es un pequeño juego con con bastante salero, empaquetado para que puedan jugar simultáneamente hasta cuatro jugadores.

Cada jugador dispone de un juego de losetas (todos idénticos entre sí). Un jugador saca de su mazo una loseta al azar y los demás cogen la misma loseta del suyo. Simultáneamente todos los jugadores colocan su loseta en la mesa y, opcionalmente, pueden colocar un meeple en ella. Al final de la partida (cuando cada jugador haya completado un tablero de cuatro por cuatro), cada meeple dará puntos en función de su ubicación.
Limes es la reimplementación de aquel Cities. La mecánica es la misma, con algún pequeño retoque de funcionamiento (el número de jugadores se ha reducido de cuatro a dos) y estético (el cambio de imagen es tan positivo como necesario).

Losetas viejas

Cartas nuevas
El juego trae dos barajas idénticas de veinticuatro cartas cada una de ellas. Las cartas pueden contener dos, tres o cuatro diferentes tipos de terreno: torres, bosque, agua o campo.
En cada partida vamos a utilizar solamente dieciséis cartas sacadas al azar.
En tu turno, sacas una carta al azar y la colocas en tu zona de juego.
Acto seguido decides si colocas uno de tus siete meeples en la carta recién colocada o mueves uno que ya haya sido colocado antes (lo mueves de su ubicación actual  a un territorio adyacente).
Si juegan dos jugadores, uno de ellos saca cartas al azar y el otro busca y coloca la misma carta en su zona de juego.

Al final de la partida (cuando se haya completado un cuadrante de cuatro por cuatro) se cuentan los puntos de cada jugador para ver quien es el vencedor.

Si se juega en solitario, vas colocando cartas y al final de partida cuentas tus puntos y calculas tu pericia según la tabla que aparece en el reglamento.

Un meeple colocado en el bosque dará un punto por cada territorio diferente que toque el bosque (ortogonal). Un meeple en una torre dará un punto por cada espacio de bosque en la misma columna y en la misma fila, siempre que no tenga ninguna otra torre de por medio. Un meeple en el agua otorgará un punto por cada casa que esté en la orilla del lago en el que esté el muñeco. Y finalmente, un meeple en el campo dará un punto por cada espacio de campo de ese territorio.



Opinión

Como todo en la vida hay excepciones. Y aunque sigo detestando los micro-juegos, Limes es un buen juego, un estupendo micro-juego. Cities ya era un buen diseño, pero con el cambio de aspecto y el ligero cambio de reglas (ahora se pueden mover los meeples previamente colocados y se pueden poner muñecos en el agua) el juego mejora bastante.

No esperéis en Limes un juego chichoso y profundo, pero para ser un juego hecho con veinticuatro cartas y siete meeples es una delicia.
Es un juego ideal para llevar en el bolsillo y darle un par de partidas mientras te tomas el café mañanero. Una alternativa ideal para los crucigramas y los sudokus.

Las cartas te van a poner en más de un apuro (apurillo), porque según cómo y dónde las coloques te van a limitar la puntuación para cartas posteriores. El juego te planeta el reto de intentar superarte partida tras partida y, aunque no tiene mucha variedad, las partidas suelen tener un aire diferente según el orden en el que salgan las cartas.

Aunque es un juego para dos jugadores, lo mismo da que jueguen una o dos personas, porque el juego, en el caso de dos contendientes, es un solitario multijugador.

Limes es en definitiva un pequeño juego para ratos en los que tenemos el mono lúdico, pero no tenemos ni tiempo ni amigos para darle al vicio.

Metadona lúdica, pero de la buena.

miércoles, 12 de abril de 2017

Parecidos Razonables 13: Crónicas

"Parecidos razonables" es la sección de la Ficha Negra en la que descubriremos ilustraciones que aparecen en los juegos de mesa que nos recuerdan a personas de carne y hueso.





Vosotros diréis si se parecen o no este príncipe del Crónicas (qué gran juego) y el piloto Jorge Lorenzo.

martes, 11 de abril de 2017

Juegos pequeños, grandes juegos: Happy Salmon


Autores: Ken Gruhl y Quentin Weir
Publicado por: Kosmos, North Star Games y LLC
Año de publicación: 2016
Duración: 2 minutos
Número de jugadores: 4-6
Mecánica: party game

Mucho jugón de culo duro se rasgará las vestiduras cuando vea que la Ficha Negra se dedica a reseñar un juego tontorrón y absurdo cuyas partidas duran dos escasos minutos, sí, habéis leído bien, ciento veinte segundos.

En un estuche bien rebonico tenemos setenta y dos cartas plastificadas y muy gruesas en seis colores diferentes. Estas cartas forman seis mazos idénticos de doce cartas cada uno de ellos, en los que aparecen tres copias de cada una de estas cartas.


Al inicio de la partida cada jugador recibe la baraja de un color. Tras barajar su mazo, a la de tres, cada jugador voltea sus cartas y empieza a gritar como un descosido la acción que aparece en su primera carta boca arriba.
Cuando dos jugadores están gritando la misma acción pueden realizarla y descartar al centro de la mesa la carta jugada. Una vez descartada juegas con la siguiente carta boca arriba hasta que acabes, o alguien acabe, con todas las cartas de su mazo.

Si más de dos jugadores coinciden en el gesto sólo descartarán la carta quienes realicen la acción, así que puede haber un tercero que se quede esperando...
Si nadie coincide con la acción que gritas puedes poner tu carta en el fondo del mazo y jugar con la siguiente (a riesgo de que luego sí la reclamen).

El objetivo del juego es deshacerte de todas tus cartas lo antes posible: Ganará la partida quien se descarte antes de su duodécima carta.

El juego tiene una versión silenciosa (y tan surrealista como hilarante) en la que en lugar de gritar tu acción debes indicarla con gestos.

Opinión

Happy Salmon no va a pasar a la historia como un juego monumental, ni va a ganar premios a porrillo. Y no lo va a hacer porque es un juego demasiado superficial, demasiado absurdo y demasiado chorra como para que lo tomemos en serio.

Pero es que de eso se trata. Happy Salmon es la gilipollez más cachonda a la que he jugado en mucho tiempo y, además, tiene todo lo que tiene que tener un party game: corta duración, dos normas, explicación en segundos y descojone asegurado.

El problema que tiene el juego es que no es para todo el mundo: vergonzosos, rancios y talibanes del cubo absteneos. Para el resto de humanos sólo hay que desinhibirse, estar atentos a lo que gritan los demás y dejarse llevar.

Así que en definitiva, si os quitáis complejos y no tenéis sentido del ridículo os presento un juego tontuno, ruidoso, interactivo y, sobre todo, divertido, muy divertido.

La versión "silenciosa del juego" puede ser aún más descojonante que la ruidosa porque... bueno, juzgad vosotros mismos.



video



video


lunes, 10 de abril de 2017

Partidas en febrero y marzo de 2017


Seguimos en la línea de jugar menos de lo deseado y escribir poquito en el blog.

Os dejo con las partidas de febrero y marzo y las típicas micro-reseñas de "mis" novedades.
36 partidas en febrero y 85 en marzo. Ahí van los comentarios a los doce descubrimientos de estos dos meses.

Amazonas

Juego familiar de Stefan Dorra al estilo Ticket to Ride.

Muy sencillo y na buena opción para jugar en familia.
Nada espectacular ni imprescindible.

Correcto sin más, aunque tengo que decir que lo pasé muy bien jugando con mis dos minions.



Flow of History

Un juego de cartas muy "apañao"con aroma de civilizaciones y con una mecánica de apuestas/subastas bastante bien implementada.

Muy buenas sensaciones, deseando echarle más partidas.



Yucata

Juego abstracto de Stefan Dorra sin azar, y que destaca además por su diseño espartano y terriblemente feo.

Otro juego prescindible pero que que, como filler abstracto decente, cabe en la ludoteca de los amantes de los abstractos.



Abandon Ship

Un filler de Reiner Knizia correcto que no está entre sus juegos destacados.
No pasará a la historia y por eso se ha ido a otro hogar que le dará mejor uso.

Limes

Estupendo micro juego para uno o dos jugadores, perfecto para llevarlo en el bolsillo y echarse una partida con el café de la mañana.

Esta semana reseña.




Flamme Rouge

Fantástico filler de tablero que quizá se puede quedar corto en las partidas estándar pero que ganará muchísimo jugando carreras por etapas.

Un juego de carreras con pocas normas y una mecánica sencillísima que da sensaciones de carrera en la media horita que dura una partida.


Die erbtante

Interesante filler de cartas con mecánica de subastas y un tema extraño pero bien pegado: el juego no es muy conocido pero no tiene mucho que envidiar a otros fillers con más nombre.

Un jueguecito muy majo y que cabe perfectamente en esa estantería de fillers respetables.


Fuji Flush

Filler de cartas de Friedman Firese que me dice tan poco como la mayoría de sus juegos.

Una sola partida pero suficiente para olvidarme de él.

Muy prescindible.

Kings of Air and Steam

Un pick up and deliver con mecánicas muy bien enlazadas y un aire a los juegos de trenes y transporte pero ambientado en el mundo Steampunk.

Si a eso le añadimos unos componentes muy vistosos tenemos un buen juego en una de las mecánicas que no suelen cuajar entre los jugones.



SteamRollers

Un juego de lápiz y papel muy al estilo de Doodle City pero con una vuelta de tuerca más.

Si os gustan este tipo de juegos es una buena elección.



Yamataï

El nuevo juego de Bruno Cathala (diseñado esta vez junto a Marc Paquien), un diseño primo hermano de Five Tribes al que le da un aire pero a la vez es bastante diferente. Estilo similar pero sensaciones diferentes.
Las sensaciones con una sola partida son buenas, pero no entusiasman, así que si alguien estaba esperando una opinión sobre Yamataï que la ponga en cuarentena, porque me faltan partidas.
Se ve buen juego, pero no me ha enamorado, y puestos a elegir me quedo con Five Tribes, que me encanta.

Happy Salmon

Absurdo y divertidísimo juego.

Una joya en la categoría de los Party Games. 
No voy a explicaros demasiado porque este chorrijuego merece una reseña que tendréis pronto.


Y hasta aquí los descubrimientos de estos dos meses.

Esperemos poder jugar más en el futuro y poder dejar las impresiones por aquí para que opinéis lo que os apetezca.

martes, 14 de febrero de 2017

Games and Rock'n'Roll 24

Games & Rock'n'Roll es la sección de la Ficha Negra en la que vamos a ponerle banda sonora a algunos juegos de mesa. Espero que os guste.

Hace unos días finalizó  en Nurenberg la Feria internacional del Juguete y en ella se presentaron varios juegos que han entrado en esta sección rockanrolera.

Alone (Andrea Crespi y Lorenzo Silva, Horrible Games, 2017) - Alone (Bee Gees, Still waters, 1997 ).

Un juego cooperativo con dados de la misma editorial y los mismos autores que Potion Explosion. Poco sé del juego. De la canción, uno de los falsetes de los hermanos Gibb en los 90. La verdad es que daba grimilla escucharles la vocecilla, pero como arquitectos pop eran un diez.







Deja Vu (Heinz Meister, Amigo, 2017) - Deja Vu (Crosby, Stills, Nash & Young, Deja vu, 1970 ).

Juego de destreza del autor de Igloo Pop que probablemente tiene una de las portadas más feas del año. Y el disco... bufffff un discarro folk-pop de este supergrupo de monstruos.






High tide (Dirk Henn, Queen games, 2016) - The Tide is High (Blondie, Autoamerican, 1980).

Queen games y Dirk Henn vuelven a unirse para editar este "push your luck" con otra portada que tira "p'atrás".
Y el tema, un clásico del pop de principios de los ochenta con Debbie Harry a tope.




Nmbr9 (Peter Wichmann, Abacus spiele, 2017) - Revolution number 9 (The Beatles, The White album, 1968).

Ojito a este juego que tiene pinta de ser un filler original y divertido con una mecánica de puzzles interesante. A ver si llega pronto y le podemos dar un tiento. Y la canción.. ni la pongo porque ese día los Fab Four se pasaron con los "caramelos de limón". Un experimento en mi disco favorito de los Beatles.




The Reaper Game (Alexandros Kapidakis, Mage Company, 2017) - (Don't fear) the reaper (Blue Oyster cult. Agents of fortune. 1976).

Otro "push your luck" con dados editado por Mage Company, a la que le tengo tirria después de su nefasto Hoyuk con efecto bola de nieve descomunal. Y la canción es un tema que nunca me ha gustado. Ese sonido americano tan pasteloso de mediados-finales de los setenta, no por favor.





Hasta aquí la sección lúdico musical de la Ficha Negra. 
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...