domingo, 24 de noviembre de 2013

Épica


Cada vez que le echo un vistazo al track de puntos en el ecuador de una partida me dan ganas de llorar.

¿Cuándo dejaré de jugar de esa lamentable -pero excitante- forma que juego? Me refiero a esa tendencia que tiene la Ficha Negra de gozar con el farolillo rojo, de regocijarse con la expectativa de una remontada épica que lleva urdiendo desde el primer turno de juego. Mola remontar (al menos intentarlo), aunque se sufra.

Algunos, como Pepe, son auténticas bestias pardas del tablero. Se dedican a poner tierra de por medio desde el minuto uno. Esa táctica de ·"ahí os quedáis y ya me pillaréis" tiene un carácter intimidatorio importante porque -no me negaréis- que no hay que tener nervios de acero cuando sabes que juegas a largo plazo, a tu ritmo. Ver como todos los de la mesa se van alejando en el marcador de puntos y no aturullarse es todo un arte.

Con ese arte la mayoría de veces acabas sorprendiendo y adelantando a muchos por el camino. Algunas partidas, las muchas, las remontadas sirven para acabar muriendo en la orilla: segundo puesto y tensión hasta la foto finish. Otras, las pocas, acabas ganando en la misma línea de meta de forma inesperada y ésa, sin duda alguna, es la mejor de las victorias. 

¿A quién no les gustan las remontadas épicas? Se sufre, sí. Pero se goza el doble cuando se gana la partida.

7 comentarios:

  1. Oh sí! Es una pasada remontar desde atrás y pasarles a todos en el último turno. No me ha pasado muchas veces porque en mi grupo de juego tenemos a un campeón que suele ganar casi siempre a todo lo que se tercia. Pero eso lo hace aún más épico, ganarle al gran ganador en la última jugada es orgásmico.

    ResponderEliminar
  2. Hay una tercera opción, que no creo que sea la mas rara, y es que empieces último y la remontada, aunque muy bien dibujada en nuestra cabeza, sea solo una visión de una futura partida, porque la actual no mejore.

    Y como jugamos por diversión (ganar es divertido claro) cuando ganas con sufrimiento se disfruta más, y si ya remontas de manera épica....

    ResponderEliminar
  3. A mi estas remontadas me son mucho más épicas en juegos más temáticos, donde puedes ver a tu ejército o a tu unidad pequeña arramplando y atacando por sí sola cual berserker. Es un poco como jugar a ser William Wallace o 300.

    Pero si, la sensación de ir último y avanzar cual galgo adelantando a todos es única y especial. Casi mejor que ganar por mucho es ganar por 1 punto.

    ResponderEliminar
  4. Las remontadas siempre son épicas. Pero buscarlo intencionadamente es harto complicado :p

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues yo siempre tengo tendencia a ir detrás en el marcador...

      Eliminar
  5. Aún voy más lejos, lo mejor es remontar, empatarle al lider y acabar ganando por alguna cuestión menor (más monedas, más cubitos de tal color, más cartas de algun tipo, etc...)...eso si mola!

    ResponderEliminar
  6. Lo curioso es que me la la impresión que no hay muchos juegos que permitan tales remontadas. Deben ser juegos que permitan conseguir grandes cantidades de puntos o cuya puntuación quede oculta y diluida en acciones que vas realizando.

    Lo que sí es más frecuente es esa lucha codo a codo entre dos jugadores que van muy juntos y cada movimiento es crucial. Los empates épicos que comenta rabanes también son increíbles. Yo recuerdo uno al Power Grid en donde dos jugadores suministrábamos el máximo de ciudades el desempate si hace por dinero: ganó el 188 electros a 187 épico!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...