miércoles, 13 de noviembre de 2013

Reseña: Legacy: the testament of duke de Crecy

Diseñador: Michiel Justin Elliott Hendriks
Editado por: IELLO y Portal Games
Ilustrador: mateuz Bielski y Barbara Trela-Szyma
Año de Publicación: 2013
Número de Jugadores: 1 a 4
Duración Aproximada: 60-75  minutos
Categoría: Colocación de trabajadores, Gestión de cartas.


Con ese nombre tan pomposo, Michiel Justin Elliott Hendriks no podía diseñar su primer juego con otro tema que el árbol genealógico de una panda de aristócratas europeos (bueno, hay una yanqui).

Y a pesar de que la Ficha Negra es republicana y no demasiado amiga de estas elites, el juego es estupendo. Con sus pegas, pero un gran juego con un tema muy, pero que muy bien implementado.

Legacy es un juego de gestión de cartas con la mecánica de colocación de trabajadores.

Componentes.

Mucho, muchísimo aire en la caja. "Demasiao pal cuerpo".

Bastantes cartas de buena calidad tamaño euro mini, cuatro tableros individuales, un tablero central y las fichas de acción de cada jugador y las comunes de colores.

El material correcto. nada espectacular, pero todo bien.

Mención especial al pack "Magnate set" que vendió la editorial como promo especial de Essen. un auténtico timo. Pagar tres euros por 8 fichas un poquito más grandes, unos adhesivos y unas pocas cartas extra de mansión...

Además, las cartas extra de mansión, que sustituyen a las básicas, son de otro tamaño y material que las del juego base. Lamentable. Un goodie de Essen que más vale se hubiesen guardado. Cutre de cojones.

Respecto al diseño gráfico e ilustraciones, a la Ficha Negra le gustan muchísimo. En Essen pudimos hablar con el diseñador gráfico del juego y hacérselo saber. 

El juego

El juego contra otros jugadores consiste en ir creando tu árbol genealógico, casando a tus aristócratas con amiguetes, teniendo hijos a tutiplén, haciendo obras benéficas, socializándote para hacer nuevos amigos, etc.

El juego se desarrolla en tres generaciones (turnos) la primera compuesta por dos rondas, la segunda por tres y la última por cuatro. En cada turno disponemos de dos acciones propias que podremos ejecutar en nuestro tablero personal  o en el central, común a todos los jugadores. Además, podemos ir consiguiendo fichas de color que sólo se pueden gastar en el tablero central y que deben gastarse necesariamente en la acción de su color.

Las acciones están muy integradas con el tema: socializarse (conseguir cartas de personaje, amigos), pedir dinero a los vecinos, tener hijos (cómo mola la mecánica de tener hijos. Sacas carta de niño-niña y te puede salir cualquiera de los dos o complicaciones en el parto. En ese caso, debes elegir si muere el bebé o la madre. Tremendo), casar o prometer a uno de nuestros familiares, conseguir un título nobiliario, visitar al urólogo-ginecólogo para tener gemelos, comprarse una mansión (aumento de prestigio), iniciar una misión (el aristócrata aventurero) y hacer una obra social.

Cada jugador empieza la partida con una carta de objetivo que le otorgará (o no) puntos al final de la partida además de los que vaya consiguiendo en el transcurso del juego.

La chicha del juego es utilizar bien las cartas de amigos a la hora de casar o prometer a los familiares. cada vez que usamos una carta e incorporamos a nuestra familia a uno de nuestros amigos se activan las habilidades de la carta jugada.

Legacy es un juego de gestión de cartas en el que hay que optimizar más de lo que parece y en el que lo importante es hacer combos y reciclar bien la mano.


El juego en solitario es bastante interesante. De lo que se trata es de crear el árbol genealógico a la inversa. Debemos ir descubriendo quiénes fueron nuestros antepasados. Las mecánicas son las mismas, pero el objetivo es cumplir con nueve misiones: fracasar en cualquiera de ellas significa perder la partida.

Como crítica al juego solitario diríamos que sólo hay quince cartas de objetivo y en cada partida se jeugan nueve, por lo que se echan de menos más cartas de misión para que las partidas tengan más variedad.

Opinión

Como ya he dicho, Legacy es un juego de cartas con un tema que encaja perfectamente con el juego. La principal mecánica de gestión de cartas está perfectamente complementada por la colocación de trabajadores.

El juego oculta más chicha de la que parece a priori porque, con las partidas aprendes a jugar las cartas en el momento oportuno y descubres combos. Aguantar cartas para darles el máximo beneficio se convierte en un reto por las necesidades de recursos que van apareciendo en la partida.

Lo peor del juego es quizá, la falta de interacción. Los jugadores pueden tapar las acciones del tablero principal (que son exclusivas de un meeple) y también pueden quitarte ese noble que tan bien comba con tu estrategia, pero esta interacción es insuficiente para quienes gocen con la jodienda del prójimo.

Otra pequeña crítica es que las cartas tienen habilidades y requieren que los jugadores las conozcan más o menos, por lo que las primeras partidas multijugador pueden alargarse BASTANTE.

¿Es Legacy un juego para mí?

Si os gustan los juegos con buenas mecánicas, combos y esa tensión de saber cuándo jugar tus cartas para optimizar al máximo, Legacy es sin duda un juego para vosotros. Si sois amantes de la interacción y la pelea pasad página.

Personalmente, y a pesar de amar la jodienda por encima de todas las cosas (primer mandamiento lúdico de la Ficha Negra), Legacy es un juego que me gusta mucho. Creo que en él todo encaja perfectamente, me encantan las ilustraciones y el tema que le va como anillo al dedo. Además, el modo solitario es bastante entretenido y en cuarenta minutillos te echas una partida con tensión y bastantes decisiones que tomar.

Hasta la próxima reseña.

7 comentarios:

  1. La verdad es que este fue uno de los que me quedé con ganas de probar en Essen...y si es que esa noche estabamos muertos. Gran reseña. Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Pues después de leer la reseña nos está dejando de llamar la atención, lo cual es muy bueno. Aún así, no está descartado del todo :)

    ResponderEliminar
  3. yo me lo pillé, eché una partida y me gustó bastante... Tampoco es la pera limonera pero no está nada mal! Y el apartado gráfico me encanta!

    ResponderEliminar
  4. Lo estrené ayer y hoy he jugado mi segunda partida. La verdad es que me encanta. No es el juego del siglo, pero tiene mucha miga y resulta muy divertido. Eso sí, necesita una mesa grande, el puñetero.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Yo no hago mas que oir que es como cualquier euro, solitario multijugador y la verdad que el tema no es que llame mucho la atencion, al final es hacer combos con las cartas para cumplir tus puntuaciones especiales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues la verdad: que es un buen juego, sí.

      Que no deja de ser un euro de combos solitario multijugador, también.

      Pero a mí me gusta el tema (será porque soy abogado especialista en herencias) y, además, el modo solitario es molón!

      lo que digo en la reseña: si buscas interacción olvídalo.

      Saludos!!

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...