lunes, 14 de septiembre de 2015

Reseña: Columba



Autor: Laurent Scoffier
Publicado por: Ludocom
Año de publicación: 2012
Duración: 20-25 minutos
Número de jugadores: 2-4 
Mecánica: abstracto de colocación delosetas


Mucho tiempo llevaba yo pensándome si comprar este juego o no. A pesar de ese fascinante tema de criadores de palomas, el juego me atraía de forma extraña y siempre estaba a punto de entrar en mi ludoteca, sin éxito.

Los dos últimos Essen lo tuve en mis manos pero no acabé de decidirme por los veintipico euros que costaba (demasidado riesgo para un juego bonito y abstracto pero con un tema tan trepidante).

Un precio más que excelente hizo que en mi último pedido a Francia el juego viniera para casa (con expansión incluída por sorpresa, ohhhh yeah). Os cuento qué tal.

Componentes

El juego trae cuatro tableros personales, 60 losetas de paloma y 12 de halcón. Tableros y losetas son de un grosor espectacular.

Vienen además 34 cartas que formarán el terreno y los 16 palomares de madera que molan bastante.

El reglamento es sencillo bien escrito y con ejemplos. 






Casi todo es de una calidad de matrícula de honor. Casi todo porque las cartas de terreno lo estropean, son de papel (no de cartón, no, de papel grueso). Lástima.

Las ilustraciones son muy de mi gusto y el juego queda precioso en mesa.


El juego

Estamos ante un juego abstracto de colocación de losetas en el que deberemos ir ampliando nuestros territorios y procurando que los demás no crezcan.

Se coloca una loseta inicial en el centro de la mesa que supone el terreno inicial.
Cada jugador coge una carta inicial como objetivo. Cada carta tiene 4 palomas salvajes ilustradas y el objetivo es cazarlas.

En tu turno robas una carta y la colocas en el terreno.
Puedes colocar la carta adyacente a una colocada previamente o bien encima del terreno preexistente.



Si la colocas sobre el terreno sólo puedes tapar palomas que te falten por capturar en tu carta objetivo.
Si lo haces, te llevas una loseta de paloma por cada ejemplar capturado y colocas las losetas adquiridas sobre la carta objetivo.

Cuando llenas la carta objetivo te quedas con todas las palomas capturadas y colocas la carta objetivo en el territorio.
Antes de eso puedes elegir (opcional) coger otra carta de la pila como objetivo.

Tras colocar terreno puedes colocar uno de tus palomares en un territorio libre (no adquierido antes por otros jugadores). Los pañomares puestos ya no se mueven. Además, no se pueden capturar palomas (tapar terreno) del espacio controlado por otro jugador (con palomar ajeno).

Las palomas capturadas sirven para dos cosas: o bien rellenas espacios neutrales o amplias tu territorio colocándo losetas o bien gastas dos losetas para criar un halcón. Con las dos primeras losetas gastadas obtienes una cría de halcón. Si alimentas la cría obtienes un halcón adulto que puedes colocar para partir territorios y hacerlos más pequeños. Para dar por saco, vamos.

Sólo se puede alimentar un halcón una vez por turno.

La partida acaba cuando se acaban las cartas de terreno. Cuando eso ocurre cada jugador obtiene un punto por cada espacio controlado por sus palomares pequeños y dos puntos por cada espacio controlado por su palomar grande. Por último, cada jugador pierde 4 puntos si tiene una carta de objetivo sin comlpletar.


Opinión

Columba es un juego abstracto sencillo, bonito y  con unos componentes fantásticos (a excepción del lamentable grosor de las losetas de terreno).

Aunque tiene su dosis de azar (como todo juego de losetas) el juego no es nada azaroso y nos da una chicha ajustada a su duración de 25 minutos. Además, tiene una interacción muy directa: qué terreno abrir y qué terrenmo no abrir para que otro capture palomas es interesante, pero sobre todo encontramos interacción en los halcones. Cómo mola la cara que se le queda a uno cuando le crujen un territorio inmenso y se lo dejan en la mitad o menos.

Hay que ir pesando cómo ampliar los territorios de manera que queden protegidos de destrucciones masivas de los halcones.

El juego escala muy bien a dos o tres jugadores y a cuatro se juega por parejas, lo que le da un toque especial.

Salvando las diferencias, Columba me recuerda un poco a los Jardines Colgantes que reseñé aquíaunque creo que Columba es más dinámico, tiene menos azar y una interacción más directa.

Os estoy presentando un juego que se explica en 5 minutos, nada mainstream, semidesconocido, bueno, bonito, barato y que da muchísimo juego si os gustan los abstractos ¿Qué más se puede pedir? (Eso sí, no demasiado fácil de conseguir).

Auténtica joyita.



Ahhhhhhhhhh antes mencioné que el juego llegó, por sorpresa, con la expansión que andaba buscando (¡Y por el mismo precio! Good deallllllllll). La expansión trae 6 losetas de personaje de un grosor potentísimo que nos permiten una acción especial mientras los tenemos (tener dos halcones a la vez, robar una paloma domesticada a otro jugador, capturar una paloma que no necesitemos ennuestro objetivo, mover un palomar a otro territorio, etc.). Aún no la he probado, pero el juego base funciona perfectamente sin ella. Ya veremos qué aporta.

Os dejo con un amante de las palomas.



Hasta la próxima reseña.

6 comentarios:

  1. Mr. Meeple, al final creo que caerá el Keyflower en vez del Taluva. Ya sé que no se parecen en nada, pero yo voy de 1 en 1, poco a poco jaja. Este parece más rejugable, además de más flexible con el número de jugadores. ¿Qué opinas, buena elección?

    ResponderEliminar
  2. Buenas

    Queria saber si tienes las reglas en castellano o si sabes donde podria encontrarlas

    Gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues creo que no están en ningún sitio traducidas...

      Pero el juego es sencillo de normas

      Si quieres contáctame por el email del blog y te explico cómo se juega.

      Saludos

      Eliminar
  3. Algo así sucede con Asara, "Bueno,Bonito y Barato". El Richelieu es otro, este último mejor porque se puede hacer en print and play (autorizado por el autor)

    ResponderEliminar
  4. Coincido en toda la valoración. Quería apuntar que las losetas son finas probablemente porque el juego pasa por apilarlas; si fueran más gruesas podría ser un caos... Gracias.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...