lunes, 15 de mayo de 2017

Reseña: Cyclades



Autor: Bruno Cathala y LudoviC Maublanc
Publicado por: Matagot, Asmodee en español y otros
Año de publicación: 2009
Duración: 90 minutos
Número de jugadores: 2-5, 6 con expansión
Mecánica: pujas y colección de sets 

Recuerdo cuando a mis 23 añitos, recién emancipado, me auto-invitaba a cenar a casa de mis padres y le pedía a mi madre que preparase una tortilla de patatas de esas que desde el principio de mi emancipación añoraba: gorda, dorada, bien cuajada y sabrosa.
Mi madre, como casi todas las madres, es una espectacular hacedora de tortillas. Y así, tras mi auto-invitación, me sentaba a la mesa y me ponía delante una tortilla como a mí me gustan: gorda, dorada y bien cuajada. Espectacular.

Cyclades es un juego de Bruno Cathala y Ludovic Maublanc al estilo de las tortillas de patatas de mi madre: espectacular.  La miniaturas, el colorido mapa y las brutales ilustraciones de las losetas y las cartas hacen que se te haga la boca agua y te den unas ganas irresistibles de ponerlo en la mesa, sentarte y disfrutar. El trabajo de Miguel Coimbra es, como siempre, insuperable. 


Cada ronda de juego empieza con una subasta muy molona en la que cada jugador puja por una de las losetas de dios, que dará derecho a realizar una acción asociada a dicho dios. 
Cuando superas la puja de un jugador por una loseta, ese jugador debe abandonarla y pujar por otra diferente, pudiendo sobrepujar a su vez a otro jugador y, si eso ocurre, obligándole también a salir de su loseta actual y pujar por otra. La puja acaba cuando todos los jugadores se quedan con una loseta diferente.

Además de la zona de pujas, Cyclades presenta un mapa dividido en regiones que deberemos ir controlando con presencia de tropas y en las que deberemos construir ciudades, las polis.

Tras la puja, por orden de turno, cada jugador realiza la acción asociada a la loseta que acaba de ganar pujando. Esas acciones son básicamente coger tropas marítimas (Poseidón) o terrestres (Ares) y luego moverlas, obtener filósofos (Atenea), sacerdotes (que abaratan las pujas, Zeus) y conseguir dinero (Apolo).
Además, como acción extra, con cada dios se puede construir uno de los cuatro tipos de edificio existentes.
Cuando algún jugador consigue tener 
los cuatro tipos de edificios en las ciudades que controla puede construir una polis.
Ganará la partida quien consiga construir antes cuatro polis diferentes (que también pueden construirse con cuatro filósofos).


Además de la puja, los jugadores pueden comprar una de las tres cartas de criatura (u objeto) disponibles en cada turno. Estas cartas nos ayudarán en nuestras tareas de conquista o defensa de nuestros territorios.

La (presunta) gracia del juego está en el mapa pues habrá batalla cuando dos jugadores se encuentren en la misma casilla de mar o en la misma región terrestre. Una vez resuelta la batalla, el vencedor se queda con la región y con los edificios o ciudades que ésta contenga.

Así, el juego se convierte en una carrera y en una gestión de oportunismo para darle a otro jugador  el "zasca" en el momento oportuno con la intención de robarle sus edificios y conseguir de esta forma las cuatro polis antes que los demás.



Opinión

Nos quedamos antes en ese mágico momento en el que me sentaba a la mesa con mis padres y mi madre presentaba esa tortilla de patatas espectacular que sólo con verla (y olerla) se te hacía la boca agua.

Desgraciadamente, a veces, pocas pero algunas, ocurría que ese mágico momento se iba a la mierda cuando dabas el primer bocado y descubrías que mamá se había quedado muy corta de sal y el sabor no estaba a la altura de la presencia.

Cyclades es por desgracia la tortilla de patatas de esos fatídicos días en que mi madre fallaba en la sal.
Es un juego precioso, espectacular, que llama a que te sientes a la mesa. Un juego con una subasta muy sencilla, molona y llena de mala leche pero que luego, en la segunda parte, el juego se desinfla estrepitosamente hasta el sopor y el aburrimiento más absoluto. Un juego en el que las partidas no están a la altura de la presencia.

El juego carece totalmente de tensión seria y decisiones interesantes, y además se queda en tierra de nadie: ni es un juego de "ahostiarse", ni es un juego de conquista, ni es un juego de mayorías, ni es un juego culo duro, ni es un juego familiar...

Muchos dirán que el problema es que no estamos analizando el juego como lo que es: una carrera. Y claro que Cyclades es una carrera, una carrera táctica y de oportunismo, pero es una carrera "light" que falla definitivamente en crear un ambiente táctico y un oportunismo perverso. Me aburre.

Por si todo esto fuera poco, el juego acaba de forma abrupta y precipitada, pues en el momento en que un jugador ha conseguido su cuarta polis, la partida acaba.

Además, algunas cartas de criatura (como por ejemplo Pegaso) no están compensadas y hacen el juego aún más insufrible.

Hace muchos años jugué a Cyclades y tuve todas estas sensaciones negativas que comento ahora. Lo vendí.
Hace unos días volví a jugarlo y tuve las mismas sensaciones tediosas. Un deja vu para olvidar.

Y es que, en definitiva, Cyclades es uno de esos juegos típicos de la escuela francesa, preciosos como un gatete ronroneando, espectaculares en componentes e ilustraciones, pero con muy poca chicha.

Cyclades es otro juego en los que Bruno Cathala da una de cal. Un autor que es capaz de sacarse de la manga un Five Tribes pero mientras crea un puñado de juegos insoportables.
La diferencia entre Bruno Cathala y mi madre es que a mi madre se le olvidaba la sal en la tortilla muy de vez en cuando y a Cathala la sal se le olvida casi siempre.

Hasta la próxima reseña.

15 comentarios:

  1. La verdad es que es un juego que siempre que saco triunfa, a mi me encanta, a mis amigos les encanta. Este tipo de críticas contrapuesta a como funcionan en mi grupo los juegos de mesa me confunden mucho y me hace muy difícil seleccionar nuevos juegos para comprar :(

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy buenas

      Hombre, la opinión sobre juegos es como cualquier otra. Cada uno tiene la suya.
      No es una cuestión de razón absoluta sino de gustos y sensaciones.
      Si disfrutáis Cyclades hay que seguir dándole partidas.
      Y para comprar buscar títulos del estilo de Cyclades y otros juegos que recomienden reseñadores que coincidan con tus gustos.
      Gracias por comentar
      :)

      Eliminar
  2. A mi me pasaba algo similar con este juego. Me daba la sensació de que en el turno que empezaba iba a empezar la marcha, peor ese momento nunca llegaba. Aún así era un juego que más o menos gustaba a los que lo jugaban. Eso sí, me hice con la expansión Titans y todo cambió. Muchísimo más interesante. Algunas partidas a 6 de un grupo contra otro han sido épicas.
    Por cierto, me ha encantado la reseña porque ha sido la primera de este juego que he visto que se ajustaba a mi percepción.

    saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. la verdad es que sí. el juego es un quiero y no puedo...
      EL otro día jugamos con los titanes.
      Hay más movimientos de tropas, sí. Pero mis sensaciones son las mismas.
      :(

      Gracias por comentar :)

      Eliminar
  3. Yo me pasa parecido a lo que dice Sergi Collado, es un juego que me encanta, sencillo de mecanicas y con una fase de pujas como dices llena de sorpresas y mala leche.
    Aparte tiene ese maravilloso punto de "quien mucho abarca poco aprieta" en el que un jugador se crece ante sus constantes victorias y montones de ingresos, se empieza a expandir y de repente llega un ahorrador, le quita a Ares y le revienta.
    Si que es verdad que es un juego que para disfrutarlo hay que estar minimo 4, y que el grupo es muy importante. Yo la ultima vez que jugue a 6 me por parejas me encontre con que 3 de los jugadores ponina poco de su parte y fue una tortura.

    De todas forma entiendo que a alguien como la ficha negra no le pueda gustar, no deja de ser un RISK muy vitaminado pero sin perder ese punto familiar de los juegos de Cathala.
    Seguramente o no te gusten los juegos con ese punto mas familiar o no te gusten los juegos de conquista o directamente este juego no le ha marcado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, en la conclusión estamos de acuerdo
      Como veis, no digo que sea un engendro de juego. Simplemente que me parece muy sosainas.
      Y lo dicho, se queda en terreno de nadie por donde lo cojas.
      Con lo que quería que me gustase este juego... Ains. :(

      Saludos!

      Eliminar
  4. Yo lo tengo en el punto de mira, pero esta reseña hace que dude. Pregunto, qué juego de darse leches, estrategia y tal, que no sea demasiado farragoso recomiendan? (ya tengo caos en el viejo mundo a estrenar todavía)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    2. Si buscas leches y estrategia l cyclades no es tu juego, a no ser que le metas la expansión Titans. Yo creo que uno de los fallos es que "parece" de darse de leches pero en el básico hay poca cosa.
      Mi recomendación es, primero que pruebes el caos en el viejo mundo que es uno de mis favoritos, y otro que está muyu bien de muchas leches y estrategioa es el forbidden stars. Puede resultar un poc farragoso de normas, pero merece muchisimo la pena.

      Eliminar
    3. El otro día lo jugué con Titans y a ver, hay más opciones de repartir galletas, pero la sensación es la misma de "quiero y no puedo" :(

      CAos y Forbidden stars no los he probado.

      Gracias pro las recomendaciones

      Eliminar
  5. Yo siempre he tenido en el punto de mira ciclades, pero nunca me he animado. De una parte, dicen que no va muy bien a 3, mi numero habitual de jugadores. De otra parte, tengo el Kemet, que me encanta, así que el ciclades solo le generaría un competidor para sacarlo a mesa. Por lo que he visto de las reglas de Ciclades son dos juegos distintos, aunque comparte un tema paralelo (Dioses antiguos) y han sacado un Cross Over para usar las minis de uno en el otro. ¿Has tenido ocasión de probar el Kemet?

    ResponderEliminar
  6. Cyclades, caos en el viejo mundo, kemet y forbidden stars son 4 de mis juegos top

    ResponderEliminar
  7. Dicen los sabios que en este mundo hay dos tipos de personas, a saber:

    1) Los que prefieren que la tortilla esté muy muy cuajada.
    2) Los que no tienen ni p*t* idea de la vida.

    En cuanto al Cyclades, completamente de acuerdo, un aspecto visual muy cuidado para un juego que, como dicen los angloparlantes "No chicha, no lemonade"

    ResponderEliminar
  8. Bueno, que un juego sea mas sencillo que otro tampoco lo desmerece. Estais comparando juegos que lo unico que tienen en comun es el control de zonas y combate.

    Yo menos Chaos he probado todos los que decis (no se hasta que punto Chaos se puede asemejar a Blood Rage que si lo he jugado).

    Al que mas se “pareceria” Cyclades es a kemet, pero mientras que en cyclades su sencillez hace que tengas cierto control de lo que hacen o pueden hacer los demas, en kemet empiezas con un trillon de losetas a las que optar y hay que controlar las cartas y acciones jugadas por los otros jugadores, al tener algo mas de complejidad (siendo muy sencillo) hace que vayas un poco a lo tuyo y que lo unico que controles de los rivales sea los PV que llevan. Ademas kemet es combate a saco. No se, a mi se me hace mas ligero y fluido Cyclades.

    Sobre Forbiden Star pues ya se engloba en lo que serian juegos de conquista mas hardcore, donde entrarian Runewars, Era de conan, etc, de hecho para jugar al Forbiden jugaria a su versión mas completa que es el starcraft. Y esto ya son palabras mayores, ya necesitas que tanto tu como los que jueguen contigo tengan ganas de meterse entre pecho y espalda una explicación de 1 hora y una partida de mas de 3 horas. Evidentemente estos juegos dan una experiencia de juego mas completa.

    Black Meeple, un juego que me pille y jugué hace poco y me gusto bastante es el MARE NOSTRUM, tiene mucha mas complejidad que el cyclades aun siendo bastante sencillo, y un sistema de combate bastante interesante que hace que tampoco te quedes fuera de la partida aunque alguien te meta una paliza. No obstante es de Serge Laget que es el maestro de Cathala y me da a mi que algo tomo prestado.

    ResponderEliminar
  9. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...