martes, 22 de agosto de 2017

Reseña El Padrino: el imperio Corleone


Autor: Eric M. Lang
Publicado por: CMON y Edge Enterteinment en español
Año de publicación: 2017
Duración: 90 minutos
Número de jugadores: 3-5
Mecánica: mayorías y colocación de trabajadores

Tengo la desgracia de ser débil con los juegos de temática mafiosa y del oeste, así que en cuanto vi este juego supe que iba a ser mío (y eso a pesar de que los setenta y pico machacantes eran una excusa perfecta para hacer oídos sordos). Para más inri, mi última visita a Gigamesh puso en mis manos la última copia de la tienda y si le metes presión a un jugón de compras ya sabéis cómo acaba la película.


Componentes

Edge acaba de editar en español este juego que editó antes CMON con todo lo que eso supone: sobreproducción, miniaturas y un pastizal que dejarse.

Como era de esperar las miniaturas son bastante molonas (no la repera, pero molonas) y los componentes son, en general, de muy buena calidad. Pero las 34 miniaturas, las 214 cartas, los 47 fichas de plástico, las 12 losetas y las 5 cajas metálicas no justifican de ninguna manera los casi ochenta euros que cuesta el juego.

Además, lo vistoso de las  miniaturas queda compensado con el lamentabilísimo diseño gráfico de las cartas de mercancía, que no pueden ser más cutres, así como algún otro componente (como la ficha de jugador inicial) que no están al nivel.

En este mismo sentido, cabe destacar que las cartas de trabajo presentan todas la misma ilustración de Vito Corleone y sólo cambia el color del margen y el texto. Un poco espartano todo, siempre relacionándolo con el precio.

También es reprochable que no se haya explotado suficientemente la "franquicia" de El Padrino, pues ni el desarrollo de las partidas, ni los lugares, ni los personajes, ni ningún otro aspecto del juego (salvo alguna anotación o cita del reglamento) hace referencia al mítico universo Corleone. Una pena.

Como último aspecto negativo de los componentes cabe destacar que las cartas de trabajo son  escasas hasta el punto de que pueden acabarse en una partida de cinco jugadores antes de que finalice el juego.

Por desgracia, esto es un aspecto que (parece ser) ya estaba previsto porque el inserto tiene hueco para nuevos ocmponentes. 

Estas cosas a mí no me gustan, y menos en un juego con ese precio.
Veamos si la experiencia lúdica compensa estos defectos.



El juego

El Padrino es un juego cuyo objetivo es tener más dinero que los demás jugadores al final de la partida, que se desarrolla en 4 rondas divididas en 5 fases. 

1.- Fase de negocios. Un nuevo edificio se coloca en el distrito del mapa con un espacio libre. Si hay varios el del distrito de menor número.

2.- Fase de acciones. Los jugadores realizan una de las cuatro acciones disponibles en su turno.

- Colocar uno de sus gángsters en uno de los edificios del tablero. Los edificios tienen una acción principal, la tapadera, y una acción secundaria, la trastienda. Cuando un matón es colocado en uno de los edificios activa inmediatamente la tapadera de ese edificio.

Laos beneficios de los edificios son conseguir dinero, recursos para completar trabajos o cartas de trabajo. Todo lo que se obtiene va a la mano y, dado que al final de ronda hay un límite de mano, se hace imprescindible utilizar la acción de blanquear dinero, que nos permite colocar cartas de dinero de nuestra mano dentro de los maletines. Sólo el dinero blanqueado contará al final de la partida para establecer el ganador.

-Colocar un familiar en uno de los espacios del tablero. Al hacer eso, el jugador activa todas las trastiendas de todos los edificios de los distritos adyacentes.

- Completar una carta de trabajo (que puede estar en su mano o bien una de las disponibles para todos los jugadores). Los trabajos permiten recolocar miniaturas de un sitio a otro, acciones extra, eliminar fichas del tablero para darle de comer a los peces del río Hudson, robar dinero, etc. Lo viene a ser un día en la oficina para un matón.

Los trabajos se completan pagando los recursos necesarios indicados en cada carta (dinero "sucio", armas o alcohol, que pueden ser sustituidos por el comodín "droga").

Cuando completas una carta de trabajo cobras su recompensa y colocas la carta completada en el maletín. Hay cuatro tipos de carta de trabajo. Al final de la partida se comprueba quien tiene mayoría de cartas en cada uno de los tipos de trabajo. Cada tipo de trabajo otorga 5 puntos a quien tenga mayoría.

- Jugar una carta de aliado, que debe haberse conseguido previamente en la penúltima fase de una ronda previa.

Si a los jugadores no les quedan miniaturas que colocar no podrán cumplir trabajos ni jugar aliados.

3.- Fase de mayorías.

Se comprueba distrito a distrito (hay siete) quien tiene mayoría en cada uno de ellos. Quien tenga mayoría (en caso de empate nadie) coloca una de sus fichas de influencia en dicho distrito. Si ya había una (o varias) la coloca encima. Quien tenga la ficha de influencia visible recibe un bonus cuando alguien extorsione un negocio (tapadera) en ese distrito de forma que también puede activarlo inmediatamente. Así, si alguien coloca un gángster en un edificio de un distrito que controlas, tú también puedes activar el edificio.

Al final de la partida cada distrito otorgará 5 puntos a quien tenga más fichas de influencia.

Aliados, dinero y trrabajos

4.- Fase de soborno

Los jugadores deben pujar por las cartas de aliado disponibles ese turno. Se puja con el dinero ya guardado en los maletines. Siempre hay disponible un aliado menos que jugadores, por lo que quien apueste menos se quedará sin carta de aliado, que ofrece beneficios y acciones extra al ser jugada.

5.- Fase de tributo al don. Los jugadores deben reducir su mano al número de cartas indicado en la ronda. En esa mano se incluye la carta de aliado recién conseguida si es que se adquirió una.

Recordemos que el dinero, los trabajos, los aliados y los recursos, son cartas que van a nuestra mano.

Al final de la cuarta ronda (en la que no hay soborno) finaliza el juego. Se otorga dinero por la mayoría de influencia en cada distrito (en caso de empate lo recibe quien tenga su ficha visible en la pila de fichas), dinero por cada mayoría en cada tipo de trabajo (en caso de empate los empatados reciben el bonus) y a eso se le suma el dinero blanqueado que cada uno tenga en sus maletines.



Opinión

El Padrino: el imperio Corleone es un buen juego de colocación de trabajadores y mayorías. No es un juego que innove nada en absoluto en cuanto a mecánicas, pero sí aporta suficiente interacción como para desmarcarse del típico euro. En cuanto a mecánicas es un euro puro y duro, pero su interacción lo diferencia del resto.

Esa interacción que planteamos como un elemento positivo no va a gustar a muchos jugadores porque es una interacción directa, dura y a veces negativa. Eurogamers calculines que queréis optimizarlo todo en vuestro tablero individual sin interferencias ajenas: absteneos. Maridos y mujeres que os llamáis  "cari" el uno al otro antes de cogeros de la mano con delicadeza: absteneos. En El Padrino vamos a recibir más de una hostia bien "da". No va a  haber nadie que se vaya sin recibir un buen zasca. Hay para todos.

La duración puede irse un poco de madre porque el diseño puede conducir al AP, pero eso se remedia rompiendo un par de piernas. Al fin y al cabo estamos jugando a la mafia (esto podría aplicarse siempre con independencia de la temática, así no habría problemas de atascos).

El juego no escala demasiado bien. Debe jugarse a cuatro o cinco jugadores. Las mayorías y las "guantás" es lo que tienen. 

Como ya apunté al hablar de los componentes resulta muy cutre que las cartas de trabajo sean insuficientes para una partida de cinco jugadores, además de que su variedad (estética y de acciones a resolver) es también pobre.

Estamos en definitiva ante un gran euro con interacción directa y desagradable que tiene una duración un poquito pasada de vueltas (no demasiado) para lo que ofrece y con una producción que, a pesar de entrar por los ojos de primeras, resulta muy irregular cuando juegas (la pieza de jugador inicial por ejemplo es de una cutrez insuperable).

Si os gusta la interacción y no os importa que haya agresiones y daño directo, El Padrino es un juego que vais a disfrutar muchísimo a pesar de que se echan de menos más referencias a la película.

Se queda. 

14 comentarios:

  1. No suena mal pero entre que no parece aportar ni mejorar nada de lo que ya hay y el precio me parece absurdo para un juego de mayorías me voy a quedar sin probarlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me parece un juego divertidísimo. La interacción me chifla. pero los 72€ son una ida de olla descomunal.
      Ve tanteando el mercadillo. Tarde o temprano se verçan
      Por 50 euros es una buena compra.

      Eliminar
  2. Te ponen mafiosos e interaccion directa y te reblandecen Blaker xdxd ;)
    Gran reseña como siempre

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias!
      Sí, soy débil con la mafia y la interacción.
      :)

      Eliminar
  3. Me gustan los juegos de mayorias pero no se si con tanto caos. Eche en falta algo de narrativa, eventos... En definitiva,algo de evolución del juego durante la partida. Se me hizo un poco largo y repetitivo. A pesar de todo me gustó. Habrá q ver sensaciones en una segunda partida. :-)

    ResponderEliminar
  4. Buena reseña Luis. Tengo tan claro que quiero catarlo como que no voy a comprarlo. De entrada la temática no es de mis preferidas pese a que me encanta El Padrino y si además el universo Corleone está poco integrado apaga y vámonos.
    Lo que has descrito en la reseña me recuerda a otro juego de gangsters, Sons of Anarchy, donde hay pugna por control de territorios, negociaciones, mayorías y puñaladas traperas. Ese sí me gustó, tiene buenos componentes y está bien integrada la temática de la serie con el juego.
    Si ese que me gustó no está en mi ludoteca este no creo que entre ni de Blás, pero no negaría una partida para contrastar opiniones e ideas.
    Gracias por la reseña señor!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy buenas

      No he catado el Sons of Anarchy :(

      Este Padrino a mí me gusta, y se queda en mi colección, pero destacaba los puntos negativos porque creo que el precio es demasié

      Saludos!

      Eliminar
  5. Y ahora la pregunta buena, con cual te quedarias con este o con tu querido Bootleggers? jajaja XD
    Por cierto Bootleggers que no hay por donde encontrarlo, me metiste el veneno en el cuerpo y ahora tengo esa espinita en mi coleccion.

    Ya me estaba asustando lo poco que se habia comentado de este juego con todo el hype que tenia detras, pero ya veo que poco a poco van saliendo a la luz y que merece la pena. Eso si, jamas habria puesto la mano en el fuego porque le dieras el aprobado jajaja.

    Salu2 figura!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy buenas

      Son juegos muy diferentes. Me divierto con los dos, pero el estilo de juego del Bootleggers me gusta más (aunque también es más difícil de sacar a mesa)

      Y hombre, tampoco soy tan negativo, jajajajaja
      Se merece una buena nota a pesar de que comprarlo es un atraco.

      Un abrazo!

      Eliminar
  6. Buenas!

    Este lo tengo en el radar pero me frena el preció y el arte del juego me parece un poco simplon, sobretodo en las cartas.
    Eso si los juegos con interaccion me pierden.... si tal y como dices tiene ostias para dar y tomar gana muchos puntos....

    Una pregunta, parecidos con el blod rage? Es una version mejorada de este?

    Como siempre gran reseña! Hasta pronto.

    Enric.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!

      Sí, el arte es de escándalo y las cartas ni te cuento. Feas a propósito.

      El juego está bien, muy divertido, pero no es un imprescindible si ya tienes una ludoteca hermosa.

      Y el blood Rage no lo he probado :$
      No me atrae mucho pero ahora quiero para comparar.

      Por lo que me han dicho se dan un aire en algunas cosas.

      Si lo cato te informo

      Saludos!!

      Eliminar
  7. A mí me pareció un refrito bastante innecesario, y como ya se ha comentado, una ida de olla de precio. Nada imprescindible, y sobre todo, temática cero patatero. Ni texto de ambientación en las cartas ni pollas.

    Que la ambientación a mi me la pela, pero si juego tiene un tema tan concreto... Algo tendría que tener.

    No es mal juego, pero no creo que aporte nada.

    Un saludo Luis!

    ResponderEliminar
  8. "Maridos y mujeres que os llamáis "cari" el uno al otro antes de cogeros de la mano con delicadeza: absteneos."
    Resumen a la perfección, jajajaja, sólo por eso lo probaré,gran reseña amigo

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...